Hoces del Río Duratón. Segovia


Parque Natural de las Hoces del Duratón y el Priorato de San Frutos.

Este paraje, declarado Parque Natural en 1989, se encuentra situado a unos nueve kilómetros de la localidad de Sepúlveda, provincia de Segovia.
El espectacular y sinuoso cañón de 25 km comprende el tramo intermedio del río Duratón. Éste describe unos serpenteantes meandros, entre los altísimos acantilados, alcanzando, algunos 100 metros de desnivel.
Entre sus altas pareces de roca caliza anidan aves como el buitre leonado (del cual hay una importante colonia), las águilas reales y los halcones peregrinos.




En uno de los recodos del río se encuentra la solitaria y silenciosa ermita de San Frutos (Priorato de San Frutos), una de las construcciones románicas más antiguas del sur de Castilla León (s. XII). Ésta esta muy próxima al embalse del Burgomillodo, donde finaliza el Parque Natural.

Para llegar a la ermita hay que tomar el camino de San Frutos que parte desde  Villaseca y dejar el coche en el aparcamiento de la ermita. Desde allí hay que tomar un sendero de aproximadamente 1 km que nos lleva a la ermita. Aunque antes hay que cruzar el pequeño punte (s. XVIII) que salva la llamada "cuchillada de San Frutos", una grieta en la roca, que según la tradición fue San Frutos quien la hizo con su bastón para socorrer a un grupo de cristianos que estaban siendo perseguidos por los musulmanes. Una vez atravesado el puente encontramos la imponente cruz de hierro sobre una gran base de piedra con la impronta de las siete llaves, correspondientes a las siete puertas de Sepúlveda.  Junto a ésta encontramos  los restos de una escalera que bajaba hasta el fondo del cañón y los vestigios de una pequeña necrópolis del siglo X, de la que más tarde fueron reutilizadas sus tumbas por los monjes del priorato.

La iglesia fue consagrada en el siglo XII por el arzobispo de Toledo, Bernardo de Sedirac. Posteriormente sufrió diversas transformaciones, siendo la más relevante la del siglo XVIII, en la que se construyó el retablo del interior de la iglesia y se trasladaron los restos de San Frutos. Con la desamortización de Mendizábal el priorato quedó desierto.
 El interior del templo destaca por su sencillez. Consta de una sola nave de 8 metros de ancho con bóveda de cañón en tres tramos. En el altar destacan los bustos de San Frutos y sus hermanos, San Valentín y Santa Engracia, que eligieron ese lugar para dedicarse a la vida contemplativa.

https://es.wikipedia.org
Dentro del conjunto del monasterio encontramos los restos de las habitaciones de los monjes y las antiguas caballerizas y gallineros.

En una de los muros exteriores encontramos una inscripción que reza: Aquí yace sepultada una muger de us marido despeñada y no morió i hizo a esta casa lymosna de sus bienes. Y es que según la leyenda, en el año 1225 un esposo muy celoso empujó a su mujer por un precipicio ya que creía que ésta le era infiel. San Frutos, en un acto de piedad, la salvó de la muerte y la mujer, en agradecimiento donó todos sus bienes materiales al priorato. Este suceso se conoció como "el milagro de la mujer despeñada". 

La visita finaliza en el pequeño cementerio y el mausoleo de San Frutos que y sus hermanos, desde donde se contemplan una de las mejores vistas del Parque Natural.


Guardo un recuerdo muy especial de la visita a este lugar, ya que cuando nos estábamos acercando a la ermita empezaron a sonar las campanas de la espadaña de la iglesia. Mis amigas y yo pensamos que tocaban porque  había algún tipo de celebración eucarística, pero cuando llegamos comprobamos que allí no había nadie. Quizá fue el viento o quizá fue San Frutos que nos estaba dando la bienvenida...

Me encantó la visita. Es uno de esos lugares que te sorprende. Las espectaculares vistas del cañón y las hoces del río, el encanto de la ermita y sobre todo la tranquilidad y el silencio que se respira ese lugar quebrado solo por los graznidos de los buitres leonados.

Aunque nosotras no lo visitamos por falta de tiempo, también es recomendable hacer una visita a las ruinas del  convento de Nuestra Señora de los Ángeles de la Hoz del río Duratón, declarado Bien de Interés Cultural.

Más información:

Rutas en piragua http://hocesduraton.com/
Información sobre el Parque Natural Casas del Parque Hoces Río Duratón
Información en pdf  folleto





Comentarios