ISLANDIA 7 días

jueves, 22 de agosto de 2013

| | | 4 comentarios
Todo sobre nuestra vuelta a Islandia en una semana. 

Si quieres conocer los preparativos, consejos y algunos datos prácticos sobre el viaje pincha el siguiente enlace.

http://lamaletitadelosviajes.blogspot.com.es/2013/08/viaje-islandia-datos-y-preparativos.html



ISLANDIA (1ª parte)

ITINERARIO

DÍA 1

Sobre la 1:15 de la madrugada despegamos del aeropuerto del Altet en Alicante rumbo a Keflavik. El vuelo duró 5 horas, las cuales las pasamos durmiendo, afortunadamente. Al llegar llamamos por teléfono con el señor del GG House, el cual vino en unos cinco minutos a recogernos. Lo buscamos a través de http://tripadvisor.es Por 90 euros (acepta euros) tuvimos alojamiento, desayuno y recogida en el aeropuerto a las 4 de la madrugada. Este lugar es ideal para el primer o el último día de tu viaje, ya que está a cinco minutos del aeropuerto. La casita estaba bastante bien. Tenía unas cuatro habitaciones, la nuestra era la más grande. La cama era cómoda y el edredón muy agradable. Tenía una pequeña pila en el inerior, ideal para lavarse la cara, los dientes o simplemente para beber. Contaba con un único baño (bastante limpio y con jabones) y una cocinita donde poder prepararte la cena o el desayuno. Por la mañana nos preparamos un buen desayuno con todo lo que fuimos cogiendo de la cocina y de la nevera y nos pusimos en marcha.

Después de conseguir las coronas en el banco y de recoger nuestro diminuto coche Toyota Aygo empezamos nuestra ruta por tierras islandesas. Nada más salir del pueblo nos encontramos una carretera con cuatro carriles que en un instante desaparece y que no volvimos a ver ya en todo el viaje. En seguida cogimos la famosa N1 (Ring Road), que es la carretera que circunvala toda la isla. Sólo tiene un carril para cada sentido y aunque en general su estado es bueno, a penas tiene arcén y en algunos tramos es de grava. A mitad de camino paramos en una pequeña iglesia en la que había  un grupo de preciosos caballos islandeses.  Después, nos desviamos por la carretera 36 hacia Pingvellir National Park, una de las tres atracciones del Círculo Dorado. Este parque es uno de los lugares más importantes de Islandia, históricamente hablando ya que fue aquí donde los vikingos fundaron el primer parlamento democrático, allá por el 930 d.C. Desde 2004 es Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Geysir. Éste es uno de los lugares más turísticos de Islandia y lo que nos sorprendió fue que a penas había gente.  Cuando llegamos vimos el complejo turístico que estaba formado por un parking, un Hotel, un centro de interpretación, una cafetería y una tienda de souvenirs. Muy bien todo. Dejamos el coche en el parking y cruzamos la carretera para ver la zona termal. El auténtico Geysir se quedó bloqueado en la década de los 50 y ya casi no erupciona, pero justo al lado se encuentra Strokkur, en el que se puede ver como sale un chorro de agua de unos 20 metros cada 6 minutos. Estando allí lo vimos erupcionar unas 4 veces. En dos de las ocasiones salieron dos pequeños chorros seguidos. Luego recorrimos toda el área, donde vimos muchas fumarolas y pozas con agua a más de 100 grados.

Nosotros dimos una vista rápida panorámica y seguimos rumbo a

Por último llegamos a Gullfoss, la cascada doble más espectacular de Islandia de 32 metros de caída. Desde el parking se puede acceder a un camino que lleva a unos miradores y a otro que   lleva hasta el pie de la cascada. Todos ellos son accesibles para cualquier persona.

Esta cascada estuvo a punto de desaparecer cuando en 1920 un grupo de promotores extranjeros quisieron embalsar el río Hvitá para un proyecto hidroeléctrico. A pesar de la negativa del propietario del terreno, los inversores obtuvieron el permiso del gobierno. Pero, Sigrídur, la hija del propietario, protestó ante el parlamente e incluso amenazó con arrojarse por la cascada si el proyecto seguía adelante. Afortunadamente para todos, la queja tuvo su efecto y el contrato se anuló, por lo que se evitó la destrucción de la cascada. Años más tarde, la cascada fue donada a la nación. En una de las rocas hay una placa donde se recuerda esta historia.

Era la primera cascada que veía en Islandia y la verdad es que me encantó. Es espectacular.