ISLANDIA 2

domingo, 22 de septiembre de 2013

| | |

(Islandia 1ª parte)

http://lamaletitadelosviajes.blogspot.com.es/search/label/Islandia#.UkCS3n9Kc_w

ISLANDIA 2ª PARTE

DÍA 5


El día comenzó con una temperatura la mar de fresquita, 4 grados... Para empezar, nos fuimos a Krafla. Esta región volcánica, que da nombre también a la montaña de 800 m de altura, es una de las más activas y además posee el campo de lava más increíble de toda la isla. Krafla está llena de fisuras por las que salen columnas de humo provenientes de la gran cámara de magma que se encuentra debajo de la tierra. Nada más desviarnos por la carretera 863 vimos la planta de energía geotérmica y todas las tuberías por las que se canaliza el vapor. En el centro de visitantes (muy pobre de información) vimos algunos audiovisuales cómo se extrae el vapor de los 17 pozos de Krafla.
Después paramos en el mirador de las Solfaratas de Leirhnjúkur y por último subimos hasta el borde del cráter Stóra Víti.  Éste se formó en 1724 durante el letal Mývatnseldar y tiene 320 m de ancho. Nosotros bordeamos la mitad del cráter por un pequeño estrecho sendero que hay justo en el borde. Lo que más nos llamó la atención es el lago de un azul intenso que hay en el interior.

Volvimos de nuevo a la N1 para ir a los baños Naturales de Mývatn. No hay que confundirlos con una gran piscina  que se ve al lado de la carretera. Para ir a los baños hay que desviarse hacia la izquierda a unos tres km antes de llegar a Reykjahíd.



Esta laguna, conocida como la Laguna Azul del Norte, posee una gran cantidad de minerales alcalinos muy beneficiosos para el tratamiento de enfermedades como el asma o problemas de piel.
Nosotros estábamos deseosos de darnos un agradable y beneficioso baño pero había un problema, el frío. Estando a 4º no nos parecía muy apetecible un baño al aire libre pero nos armamos de valor (primero para pagar los 20 euros por persona de la entrada) y después para soportar el frío en llevando sólo el bañador.
Para entrar en la piscina es obligatorio ducharse a conciencia sin ropa y quitarse todo tipo de pendientes, anillos , etc que sean de oro o plata ya que los minerales del agua los vuelven negros y se estropean. Al llegar a las piscinas notamos que el vapor del agua caldea un poco el ambiente y se puede soportar el frío. De las dos piscinas grandes sólo nos bañamos en la que estaba a 36º, la otra, que estaba a 40º, era como estar en una olla al fuego. Imposible.

Los vestuarios son grandes y están provistos de secador del pelo y de bañadores. A la salida hay una cafetería y una pequeña tienda donde venden todo tipo de cremas y productos para la piel. 

Pese a que es bastante caro, recomiendo el baño en una piscina de este tipo. Ésta en concreto dicen que es mejor que la famosa Laguna Azul ya que el agua tiene más propiedades beneficiosas.

Al salir tomamos la carretera que bordea el lago y desviamos  hacia Dimmu Borgir, un laberinto de formaciones rocosas y cavernas formadas hace 2000 años por la lava, vamos, una especie de Ciudad Encantada de Cuenca pero menos espectacular. Como no habíamos leído buenas opiniones de este lugar decidimos, sólo, asomarnos al mirador que hay junto a la cafetería- tienda y seguimos nuestra ruta.



 La carretera que bordea Mýtvan es muy bonita y desde ella se pueden ver unas hermosas vistas del lago.

                    Al llegar a la parte sur del lago vimos los  pseudocrateres  (Skútustaðagíga), que son una formaciones semejantes a los volcanes pero carentes de magma en su interior.



Seguimos nuestra ruta pasando, de nuevo, por unos paisajes preciosos. A media tarde llegamos a  Godafoss (la Cascada de los Dioses). Cuenta la tradición que allá por el año 1000 Þorgeir Ljósvetningagoði un mandamás y sacerdote pagano, decidíó, después de meditarlo durante todo un día bajo una manta de piel, convertir a Islandia al cristianismo y renunciar al paganismo nórdico. Y como muestra de este abrazo al cristianismo, arrojó todos ídolos paganos desde lo alto de esta cascada.
 
Se puede acceder muy facilmente desde el parking. Sólo hay que andar unos cuantos metros para llegar al borde de la cascada, donde se puede ver la preciosa caída de 12 m del río Skjálfandafljó. No es la que más me impresionó pero es muy hermosa y de visita obligada. 


Con forme nos íbamos bordeando el fiordo Eyjafjördur y nos acercábamos a Akureyri empezamos a ver las montañas nevadas que rodean el entorno de esta ciudad. Otra vez una ruta preciosa. 

Akureyri es la segunda ciudad más grande del país, pero lo curioso es que sólo 17500 habitantes.
 Pese a su proximidad al Circulo Polar Ártico Akureyri está llena de jardineras con flores, jardines y árboles. 
Al ser una ciudad pequeña la mejor forma de recorrerla es a pie y así poder disfrutar su ambiente y sus vistosas casitas de colores.

Al llegar nos fuimos a nuestro hotel a dejar las maletas y refrescarnos. El Hotel Edda http://www.hoteledda.is/es/hotels/hotel-edda-akureyri estaba en una tranquila zona, un poco alejada del centro. A pesar de que había leído que el personal era un tanto desagradable, en nuestro caso no fue así. Las recepcionistas nos dieron una habitación con baño en el interior por cortesía y sin cargo alguno. Y eso que habíamos pagado una sin este servicio. La habitación era muy grande y luminosa. Todo confort, vamos. 

Como aún era pronto dimos un paseo por la ciudad empezando por una pequeña colina en donde se alza Akureyrarkirkja, la iglesia de la ciudad. Este templo de curiosas formas fue construido en 1940 y cuenta en su interior con espectacular órgano de 3200 tubos y un curioso barco que cuelga del techo que representa una ofrenda para proteger a los seres queridos que van a la mar. También hay un ventanal que originalmente formó parte de la catedral de Coventry, Inglaterra. 

 
Bajamos por las escaleras de esta pintoresca iglesia y nos dirigimos al espectacular edificio de Información y turismo. Está junto al puerto y dadas sus grandes dimensiones es muy fácil de encontrar. Allí, un personal muy amable y servicial nos informó de las diferentes actividades y visitas que se podían hacer por la zona. Además pudimos hojear una gran cantidad de folletos sobre Akureyri e Islandia. Quisimos hacer un viaje a Grímsey, la única isla de Islandia que está en Circulo Polar Ártico, pero el mini avión que lleva a la isla ya estaba lleno y el viaje en barco era excesivamente largo. Así que nos decidimos por una excursión en barco por el fiordo para ver ballenas

Después fuimos a recorrer las callecitas del centro. Me encantaron. Hafnarstraeti es una calle peatonal donde se concentran la mayoría de tiendas y cafeterías de la ciudad. Al comienzo de la calle está Eymundsson, la tienda que más me gustó de Islandia. Es una especie de librería, cafetería y tienda de artesanía y recuerdos islandeses de gran tamaño. Destacar sobre todo la cantidad de libros interesantes de fotografía y cultura islandesa. Me hubiera gustado llevarme la tienda entera.



Después de dar una vuelta por el puerto nos fuimos a cenar a "la Vita é Bella", un italiano con una muy buena relación calidad precio. Unas pizzas muy buenas.

Una cosa curiosa de esta ciudad es que los semáforos que están en rojo tienen forma de corazón.

DÍA 6

Como nuestra excursión salía a las 13h, nos fuimos de ruta por la zona alta de la ciudad para acercarnos lo máximo posible a las montañas. Bueno, digamos que llegamos hasta que se acabó la carretera. Las vistas preciosas.

Antes de coger nuestro barco comimos en la zona del puerto unos bocatas y la una zarpamos en el barco Ambassador http://ambassador.is/ en busca de ballenas.  Aunque hacía frío había salido el sol lo cual hizo que el trayecto fuera bastante agradable. Durante una hora fuimos recorriendo

el fiordo hasta que por fin apareció o menos aunque sus apariciones no fueron muy estelares. Me hubiera gustado que saltara y todo eso pero se ve que no tenía muchas ganas. Nos conformamos con verla varias veces y bastante cerca. En total fueron 3 horas de trayecto por 61 euros por persona. La verdad es que es caro, pero bueno, disfrutamos de las vistas de montaña y costa y vimos una ballena...
nuestro cetáceo. Una ballena jorobada de unos 15 metros de largo. Nos acompañó durante una hora más

De nuevo en el coche volvimos a tomar la N1 para dirigirnos hacia Borderi, nuestra última casita. Esta fue, junto a la de los fiordos del este, una de las rutas que más me gustó.

Quisimos ir a la penísula de Vatnsnes a ver la reserva de las focas, pero como ya era un poco tarde decidimos ir directamente a nuestro destino.

De camino vimos la espectacular iglesia de  Blönduós Kirkja que se asemeja al crater de un volcán.

Blönduós Kirkja ChurchBordeyri es una diminuta aldea de 20 habitantes situada en la orilla oeste del fiordo Hrútafjödur. Es uno de los pueblos más pequeños de todo el país pero cuenta con personajes ilustres, ya que un primer ministro y dos conocidos pintores islandeses nacieron en Bordeyri. 
Nuestra casita era la que estaba más cerca del agua. Aunque el paisaje era algo inhóspito tenía un encanto especial. Al pasear por las tres calles del pueblo es inevitable pensar qué tipo de vida tendrá esta gente tan apartados de todo. En todo caso, seguro que son felices, como la mayoría de los islandeses.
Guesthouse Tangahus  era bastante grande y estaba regentada por una familia que vivía en la parte de arriba. Había varias  zonas destinadas a los huéspedes, la nuestra, tenía tres habitaciones un baño y una cocina comedor. En total pueden alojar a 23 personas (más que todos los habitantes del pueblo). Allí coincidimos con un chico español que viajaba con dos amigos extranjeros. Él nos contó que unos minutos antes que nosotros llegáramos habían pasado tres ballenas por el fiordo... y gratis.
Disfrutamos mucho de la tranquilidad de este lugar y de nuestra última cena en Islandia. http://www.tangahus.is/english/page/accommodation

A la mañana siguiente salimos en dirección al aeropuerto de Keflavik sobre las 10:30. Antes de llegar a Reikiavik pasamos por un túnel por el que tuvimos que pagar 1000 ISK. Fue nuestro único peaje en la isla.

Al llegar al hotel nos dimos cuenta que no había oficina de SS rentacar por lo que tuvimos que llamar por teléfono para saber donde dejar el coche. El empleado nos dijo que lo dejáramos en el parking con las llaves dentro. Otra muestra más de la confianza y seguridad que hay en este país.
El aeropuerto es bastante grande y tiene muchas cafeterías y tiendas de recuerdos donde poder comprar algún souvenir que no se haya podido hacer antes.

 Viajar.com ofrece buenos precios para los lectores de "la maletita", échale un vistazo y disfruta de tu próximo viaje http://www.viajar.com/?utm_medium=affiliates&utm_source=tradedoubler&utm_campaign=2131976&org=TD-noreferer

Aquí concluye nuestro maravilloso viaje por el país del fuego y el hielo.
 Esperamos regresar pronto...

Para saber más sobre cómo preparar el viaje pincha en el siguiente enlace.



2 comentarios:

Josué Larán dijo...

Uuff, ese cráter se ve hermoso. Saludos!


Hotel en Cali

Elena Payá Sellés dijo...

Sí que lo es :)

Publicar un comentario