GIRONA

GIRONA
                  

Hoteles en Girona en Hoteles.net  http://www.hoteles.net/?source=webgains&siteid=117109

Empezamos la visita de esta bella ciudad catalana desde la Devesa, el parque urbano más grande de toda Cataluña. En sus 40 hectáreas cuenta con más de 2600 plátanos centenarios. Dado su valor ecológico y ambiental está catalogado como "Bien Cultural de Interés Nacional". Aunque no se disponga de mucho tiempo para la visita, merece la pena dar un pequeño paseo bajo la sombra de estos immensos árboles.




Seguimos recorriendo la orilla del río Onyar viendo una de las vistas más famosas de Girona. Sus pintorescas casas colgadas  llenas de colores vivos son una estampa preciosa. Una de ellas es la "casa Masó",
hogar natal del famoso arquitecto modernista Rafael Masó. Durante el paseo nos encontraremos con una serie de puentes que cruzan el afluente del Ter, el pont d'en Gomez, el de Sant Agustí, el de les Peixeteries Velles (contruído por la compañía de Gustave Eiffel en 1876) y el de Pedra, todos son ellos son ideales para tomar buenas fotos de la zona. Cerca de aquí está la  Rambla de la Llibertat, un buen lugar para tomar un café o un helado al caer la tarde.



Otra de las zonas que no hay que perderse de esta ciudad es el Call (barrio judío), uno de los grandes patrimonios de la ciudad. Éste fue, durante la Edad Media, uno de los centros culturales más representativos de la comunidad sefardí en España. Sus edificios de piedra y sus calles estrechas adoquinadas forman un conjunto arquitectónico de gran belleza. Subiendo por la calle Força encontraremos muchos establecimientos dedicados al arte y las antigüedades. Aquí también está el Museo de la Historia de la Ciudad y el museo de la Historia de los Judios. Yo recomiendo, a parte de la calle Força, pasar por las calles San Llorenç, Manuel Cúndaro y las escaleras de la Pera.



Llegamos a la Catedral de Santa María http://www.catedraldegirona.org/. Lo primero que nos llama la
Foto Wikipedia
atención es la espectacular escalinata (siglo XVII) de 90 escalones por la que se accede a la catedral. Mientras subimos podemos admirar la belleza de su gran fachada barroca. 
Ésta se encuentra en el punto más alto de la ciudad y característica principal es que posee la nave gótica más ancha del mundo. Su construcción comenzó en el siglo XI en estilo románico, siguiendo en el XIII con el gótico,  XII y  se terminó en el siglo XVIII. En el interior destaca el altar mayor, una de las piezas más importantes de la orfebrería española, También merece la pena destacar el bello claustro románico siglo XII con su singular planta trapezoidal y desde donde se puede contemplar la torre de Carlomagno, que fue el campanario de la catedral en el s.XI. Por último, podemos visitar el Tesoro de la la Catedral, en la que se exponen una serie de piezas que a lo largo de los siglos han servido para el culto litúrgico. De aquí destacamos el famoso Tapiz de la Creación, un precioso bordado del s.XI en el que está representada la Creación del mundo y del hombre.



Saliendo de la catedral podemos ir a los Baños Árabes, una curiosa construcción que data del siglo XII.

Muy cerca de aquí encontramos la iglesia gótica de San Feliu (patrón de la ciudad) que conserva varios sepulcros romanos y paleocristianos. Es muy fácil reconocerla puesto que tiene una esbelta torre  muy característica.

Otra recomendación es dar  un paseo por las murallas, una fortificación defensiva carolingia y del bajo medievo que ha resistido a lo largo de la historia varios asedios y que en la actualidad, afortunadamente, se encuentra en un excelente estado. Este largo camino de ronda es un mirador excelente, donde se puede tener una vista de toda la ciudad y de sus alrededores . El recorrido empieza en los jardines de Infancia y termina en el Passeig Arqueològic, un precioso jardín lleno de cipreses y floridas buganvillas con dos importantes torres, la Júlia y la Cornelia. Puede hacerse practicamente todo el passeig de la muralla por encima de ella. Durante el paseo podemos ver también los Jardines de la Francesa y los Jardines d'Alemanys, donde está el convento de San Domènec, actualmente las nuevas dependencias universitarias, y la antigua Caserna d'Alemanys (antiguo cuartel de los soldados alemanes) con la conocida torre Gironella. Ésta fue célebre por haber servido de refugio a los judíos que escaparon de la matanza de 1390.

Desde aquí podemos finalizar la visita en el Monasterio de San Pere de Galligants una antigua abadia benedictina, sede del Museo de Arqueología de Cataluña. http://www.mac.cat/Seus/Girona













Dedicado a mis primos Xavier y Mati, 
que tan bien nos cuidan y atienden cada vez que vamos a visitarlos.

la maletita de los viajes
    


Comentarios

  1. Estuve en Girona hace un año aproximadamente y me quedé encantada con su casco histórico. Ya me había hablado de él, pero verlo en directo fue maravilloso. Su muralla, su catedral, los baños árabes, sus puentes... Así podría enumerar casi todos sus lugares. Pero creo que vosotros lo habéis contado mucho mejor que yo
    Recomiendo un paseo (incluso estancia) en Girona

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario