ESTOCOLMO 5 días

martes, 23 de octubre de 2012

| | | 0 comentarios

Volamos desde Alicante hacia Glasgow con la compañía aérea Thomson fly. Una vez allí hicimos transbordo y cogimos otro avión hacia el aeropuerto de Estocolmo (Skavsta). Una vez allí cogimos un autobús hasta la ciudad y después un metro hasta Eskede, un barrio residencial donde vivía mi amiga y donde íbamos a pasar unas noches.
Sobre las 3 de la madrugada llegamos por fín a la casa. He de reconocer que nos perdimos unas cuantas veces y, digamos que no hacía una  noche para dar muchos paseos... qué frío hacía...
Afortunadamente el interior de las casas suecas está muy bien acondicionado para no pasar frío.

DÍA 2

Nos levantamos con una mañana preciosa, cielo despejado y mucho sol. Eso sí a -1º. Me llamó la atención en seguida que pese a la temperatura que hace fuera, en el interior de las casas no hace nada de frío, éstas no tienen ni cortinas ni persianas. Es decir, cualquiera te puede ver desde la calle o desde otras casas. Además, sobre las siete de la mañana ya nos estaba dando el sol de lleno en la cama. Otra cosa que me resultó curiosa fue ver que en el exterior de las ventanas hay un termómetro para que en cualquier momento, y sin tener que abrir la ventana, puedas consultar la temperatura del exterior.




Lo primero que visitamos fue Gamla Stan (Ciudad vieja), la parte más bonita de la ciudad. Está
llena de calles estrechas, restaurantes, tiendecitas y casas de colores.  Cruzamos el puente de Stallbron, que lleva a la isla de Stadsholmen donde está el Palacio Real. Dio la casualidad que, justo cuando llegamos iba a empezar el cambio de la guardia en el patio principal.  Así que nos quedamos a verlo. Lo mejor, la banda de música militar. Luego estuvimos viendo el interior del palacio .Los apartamentos Reales, la Gran Sala del Reino... Bueno, que no se ofendan los suecos, pero, todo muy  normalito.
Al salir nos fuimos a la Catedral  (Storkykan). Este edificio del siglo XIII es el más antiguo de toda la ciudad. Por fuera no destaca mucho pero su interior es precioso. Me encantó la escultura de San  Jorge y dragón. Una enorme talla de madera y cuerno de alce del siglo XV que conmemora la victoria de Sten Sture sobre las tropas invasoras de Dinamarca.

Al salir fuimos a la plaza Stortorget donde está el museo Nobel http://www.nobelmuseum.se/   Este museo dedicado al premio Nobel, a Alfred Nobel y a los galardonados con dicho premio. Nosotras no lo visitamos por dentro, sólo fuimos a la tienda de recuerdos, que era muy interesante. Tienen todo tipo de juguetes tipo rompecabezas, posters, libros... Muy recomendable.

Esta plaza es un lugar muy animado, está lleno de cafés y restaurantes. Resulta curioso ver a los lugareños tomandose un un café en la terraza tapados con una mantita para combatir el frío que hace en esta ciudad. Con lo bien que estarían dentro... 

Después de comer en un Kebap fuimos a ver la calle más estrecha de Estocolmo, Marten Trotzigs Grand.  Sólo tiene 90 cm por lo que hay que hacer "maniobra" cuando viene otra persona de frente. Muy cerca de esta calle hay una chocolatería estupenda donde merece la pena hacer una parada para disfrutar de una deliciosa merienda, y cómo no, para entrar un poco en calor.

Algo que deprime un poco de esta ciudad es que casi todo cierra a las 17:00h, por lo que poco hay que hacer una vez llegada esta hora. Nosotras decidimos visitar en metro, sí el metro. Sus más de 100 estaciones forman un fabuloso conjunto de expresiones artísticas de todo tipo, formando, como dicen algunos, "la galería de arte más larga del mundo". La que más nos gustó fue la línea azul.

Toda esta zona del subsuelo de la ciudad está bastante animada, tiendas, cafeterías, fruterías, floristerías... y a una temperatura la mar de agradable.

De vuelta a nuestro barrio paramos en una pizzería donde encargamos unas pizzas que nos comimos en casa de mi amiga.

DÍA 3                                           

El tercer día nos levantamos con una sorpresa especial ¡estaba nevando!. Era especial para nosotras ya que vieniendo de Alicante es algo que no se suele ver todos los días. Luego descubrimos que para los lugareños era algo que les ponía de mal humor ya que veían que la primavera se retrasaba.

Subimos al metro y nos dirigimos hacia el oeste para ir a visitar el Ayuntamiento  (Stadshuset). Esta impresionante mole de ladrillos de comienzos del siglo XX es uno de los principales exponentes del estilo nacional romántico sueco y  famoso por ser la sede donde se entregan los famosos premios Nobel.
La visita por al interior se realiza con un guía. A la hora que llegamos los idiomas disponibles eran inglés e italiano. Nosotras nos decantamos por el italiano... y lo curioso fue que en el grupo todos éramos españoles, no había ningún italiano... Así que el pobre guía se esforzó por intentar chapurrear el español como pudo. La visita resultó muy interesante. Empezamos por  la sala Azul (que no es azul, por cierto) donde cada 10 de diciembre se celebra la espectacular cena de los Nobel. En mi opinión, tienen que cenar bastante apretaditos. O sea, si en mitad de la cena tienes que ir al baño, vas a tener que molestar a más de uno para poder pasar. Luego vimos la sala del Consejo y el Salón Dorado, una preciosa y enorme sala cubierta con un mosaico formado por más de 18 millones de piececitas. Al fondo hay una gigantesca figura de la reina Mälaren. Impresionante. En esta  sala es donde tiene lugar el baile de la cena de los Nobel.





Cuando salimos ya no nevaba por lo que nos fuimos a la isla de Djurgarden para ver el museo del Vasa (Vasa museet). El Vasa fue una nave del siglo XVII que se hundió el mismo día de su botadura por un golpe de aire. Por suerte, el barco se conserva casi  intacto. Para mi fue todo un descubrimiento, ya que desconoía la existencia de este museo y del famoso barco. Las dimensiones del edificio de seis plantas que guarda el Vasa son espectaculares. Todo en este lugar está cuidado al detalle. No me extraña que sea el museo más famoso de Suecia. http://www.vasamuseet.se/sv/Sprak/Espanol/ En mi opinión no hay que perdérselo. Además en la última planta hay unos banquitos en un mirador donde se puede comer si llevas un bocata en la mochila... Fuera hacía demasiado frío...

Al salir pasamos por el cementerio de los pescadores y por el Museo Nórdico, uno de los edificios más bonitos de la ciudad. También dimos un vistazo a Gröna Lund Tivoli, el  parque de atracciones  más antiguo de la ciudad que debido a las temperaturas tan poco agradables estaba bastante vacío.

Volvimos a casa de nuestra amiga donde pudimos descansar un poco y entrar en calor. Luego nos acompañó al Youth Hostel Zinkensdamm, un albergue donde nos íbamos a hospedar estos dos días que nos quedaban, debido a que no nos podíamos quedar en su casa por más tiempo ya que venía su familia desde España. Afortunadamente el hotal-albergue era muy chulo y tenía todo tipo de comodidades. Además,  la habitación era para dos personas y el baño era privado. Super importante para mi. Total 77 euros la noche con desayuno incluído. http://www.hostelsclub.com/hostel-es-13438.html

Por la noche, nuestra amiga nos llevó al Pelikan, un típico restaurante sueco donde se pueden comer las tradicionales bolas (pelotas) de carne. Sí, como las del Ikea, pero más grandes y más buenas. http://www.pelikan.se/  Todo genial. Muy recomendable.

DÍA 4

Después de tomar un desayuno algo escaso en el albergue cogimos un barco para ir a Skansen. El casco urbano de esta ciudad esta formado por un conjunto de pequeñas islas conectadas por puentes de hierro o por los los numerosos barcos que hacen el papel del autobús o del  metro.
Este museo al aire libre, ubicado  en la pequeña colina de Kungliga Djurgården, es el  más antiguo del mundo y el más grande de Suecia. Con una extensión de 30ha alberga más de 150 construcciones antiguas suecas, un zoológico y un acuario. A mi me gustó mucho, es un museo diferente.  http://translate.google.es/translate?hl=es&sl=sv&u=http://www.skansen.se/&prev=/search%3Fq%3Dmuseo%2Bskansen%2Bestocolmo%26hl%3Des%26client%3Dfirefox-a%26hs%3DKqJ%26rls%3Dorg.mozilla:es-ES:official%26prmd%3Dimvns&sa=X&ei=iXCRUKT5HqWm0QWK94G4Dw&ved=0CCwQ7gEwAQ
 
Frukost under stora björken (Desayuno debajo del gran abedul), 1896. Foto Wikipedia
Por la tarde visitamos el Museo Nacional (National Museum). (De entrada gratuita y temperatura agradable). Tiene una colección importante de obras de la talla de Rubens, Goya, Renoir, Degas... pero sin duda alguna merece la pena ver las salas de los artístas suecos como Roslin, Sergel o Carl Larsson, éste último uno de los mayores exponentes de la pintura sueca y del art nouveau. Para mi fue todo un descubrimiento y desde entonces soy fan de este pintor.  http://www.estocolmo.com/sights/nationalmuseum.htm

DÍA 5

El último día, antes de ir al aeropuerto, decidimos ir al cementerio de Skogskyrkogarde. Está algo apartado del centro pero cogiendo la línea verde del metro se llega sin problemas.
 Este impresionante bosque - cementerio de más de cien hectáreas fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1994 y es, sin duda, una bella fusión entre  arquitectura y  naturaleza.
 La verdad es que fue una suerte que el día acompañara para pasear por este lugar ya que es realmente precioso precioso. Es un lugar tranquilo y sin apenas turistas. Si se tiene tiempo es un lugar que no hay que perderse.

Había leído que los  restos de la acriz sueca Greta Garbo descansaban en este cementerio .La búsqueda fue difícil... nos costó bastante encontrarla. Además le preguntamos a algunas personas que nos encontramos si sabían por donde paraba pero, o no lo sabían o debíamos prounciar su nombre tan mal que la gente no nos entendía...pero al final lo logramos.  La lápida era muy sencilla y discreta, tal y como era ella. Me hizo ilusión verla ya que desde que vi Ninotchka tengo predilección por ella.


la maletita de los viajes