SELVA NEGRA , Alemania




RUTA EN COCHE POR LA SELVA NEGRA

DÍA 1

Volamos con la compañía aérea "Air Berlín" de Alicante a Suttgard. Durante el vuelo nos dieron de desayunar, completamente gratis. Al llegar, lo primero que hicimos fue ir al mostrador de Hertz para recoger nuestro coche de alquiler. Un  Opel Zafira con un maletero impresionante. Una vez acomodadas en nuestro nuevo navío nos pusimos en marcha rumbo al Castillo de Neuschwanstein.  Como era domingo no encontramos mucho tráfico en la Autobahn, así que llegamos muy bien de tiempo a la ciudad de Füssen (punto de referencia para llegar al castillo).  El parking del castillo era de pago (4 euros) y estaba abarrotado. Por lo que supusimos que en el castillo habría mucha gente. Éste está en lo alto de una colina pero las entradas se compran en la taquilla de venta de entradas de Hohenschwangauen, la zona de abajo, donde también están los restaurantes y las tiendas.  Al final nos tocó entrar a las 17:55h. (Te dan cita a una hora concreta, ya que todas las visitas son guiadas). Mientras tanto nos hemos comido unos bocatas al lado de un lago. Y luego, como no, hemos visitado las tiendecitas de souvenires. Para subir hemos tomado una calesa porque la opción de ir andando la descartamos nada más ver la subidita. Vamos, merece la pena. Además es muy pintoresco. Nuestro cochero era la mar de simpático y cantarín.
Una vez llegamos arriba el tiempo se puso feo y empezó a llover. 


Neuschwanstein es el castillo neogótico  más famoso de Alemania y en el que , dicen, que se inspiró Walt Disney para crear su castillo de la Bella Durmiente. Fue  mandado construir en 1886 por  Luis II de Baviera, más conocido como  "el Rey Loco". La cosntrucción de este castillo se debió más a una fantasía romántica que a un uso defensivo. Si por  fuera el castillo resulta espectacular por dentro aún es más bello  ya que las estancias y las grandes salas están decoradas con preciosas pinturas inspiradas en las óperas de Wagner y en la Edad Media. Era como estar en un cuento de hadas. Una pena que no estuviera permitido hacer
http://www.captaincynic.com/thread/94758/castles-in-europe.htm
fotos de su interior. La zona de la gruta con la pequeña terraza donde se ven las montañas es espectacular.
Al salir nos fuimos al desfiladero de Pöllat. Allí esta el puente de Marienbrücke donde pudimos contemplar las mejores vistas castillo. Durante el camino tuvimos que soportar una lluvia bastante molesta pero valió la pena. Por cierto,el puente no tenía nada que envidiar al de la película de Indiana Jones.


Ya de vuelta en el castillo vimos que no habían calesas ni ningún otro medio de transporte, así que tuvimos que bajar andando. Fue todo un paseíto...
Finalmente cogimos el coche y llegamos a nuestro b&b "Gasthof Krone" en Hohenweiler (Austria).  http://www.krone-fesslers.at/  La habitación era bastante espaciosa, incluso tenía un sofá. El baño estaba bien y el desayuno bastaste bueno.

DÍA 2


 Después de dejar nuestra casita nos fuimos hacia el lago Constanza, concretamente a un pueblo llamado Meersburg. Tuvimos que dejar el coche en un parking de pago porque estaba todo abarrotado. El pueblo me gustó mucho, callecitas empedradas, miradores al lago, tiendecitas de artesanía, cafeterías... precioso. Además era día de mercado por lo que estaba todo el centro lleno de puestecillos ambulantes, lo que le daba un ambiente encantador al pueblecito.
Después de la visita nos fuimos al puerto donde cogimos un barco que  nos llevó a "Insel Mainau", la isla de las Floreshttp://www.mainau.de/info-center0.html Una preciosa isla en medio del lago que como su nombre indica, está llena de flores y plantas. Una preciosidad. Es como un jardín botánico dentro de una isla. Estuvimos recorriendo toda la isla y comimos allí mismo en un puestecillo ambulante de salchichas. Luego nos tomamos unos helados y volvimos al embarcadero a coger el barco. La isla no es muy grande por lo que en unas dos- tres horas se puede recorrer sin problemas y el precio de la entrada es de 16 euros. Eso sí, hay muchos insectos, especialmente abejas por lo que hay que tener cuidado si se tiene algún tipo de alergia. Ya sólo por el viajecito en barco por el lago Costanza merece la pena. A mi me encantó.
             

De vuelta a tierra firme cogimos el coche para dirigirnos a Friburgo, nuestra próxima parada. Fuimos directamente a nuestro B&B puesto que ya era un poco tarde y queríamos dejar las cosas y ducharnos antes de dar una vuelta por el pueblo. La casita estaba bastante bien pero lo malo es que el baño era compartido. Menos mal que habían tres y no éramos muchos en la casa.

Antes de anochecer salimos para dar un paseo por Friburgo. Es una ciudad muy bonita pero la pega era que estaba muy mal iluminada por lo que los monumentos apenas resaltaban en la noche. Estuvimos en la plaza principal donde asistimos a una especie de cata de vinos. Había una banda de música que amenizaba el acto con canciones populares, lo malo que los alemanes no eran muy dados al baile. Menos mal que llegó un autobús repleto de españoles y animó el cotarro. Aquello se convirtió en toda una fiesta improvisada. Qué divertido.
De vuelta a nuestra casita cenamos en la sala de estar viendo el "Gran Hermano" francés con la compañía de Paula, la simpática perra de los dueños.

DÍA 3

De buena mañana nos fuimos a las cataratas de Triberg- Tienen un descenso de 163 metros, lo que las convierten en las más altas de Alemania, http://www.visiting-germany.de/triberg.html
Las cataratas son muy bonitas y el bosque frondoso que las rodea hace que el lugar sea precioso.


Aviso a navegantes, hay dos zonas de aparcamiento, una arriba y otra abajo. Nosotras optamos por la opción de arriba por lo que tuvimos que bajar por un camino hasta llegar al puente donde se ve la vista más bonita de la caída del agua. Lo malo es que luego hay que volver a subir y la pendiente es bastante fuertecilla. Así que si no tenéis mucho tiempo o no os queréis cansar, lo mejor es aparcar en el parking de abajo.

Después nos fuimos a ver "Die Weltgrößte Kuckucksuhr",el reloj de cuco más grande del mundo. Está ubicado en Schonach, muy cerca de Triberg, por lo que nos venía de paso. Antes de ver el reloj entramos en la super tienda de souvenirs que había justo al lado. Era espectacular ver todas las pareces llenas de relojes de cuco.
Al salir fuimos a ver este famoso reloj con forma de casa tradicional. Tuvimos que esperar un poco para que se hiciera la hora en punto y así escuchar cómo sonaba. La verdad es que fue algo decepcionante, esperaba ver salir muñequitos o animalitos que salían y daban vueltas, pero no hubo nada de eso.

Seguimos nuestro camino llegar a un merendero donde paramos para  comer unos víveres que habíamos comprado en un Lid'l. Después, nos fuimos a visitar el  Museo al aire libre de la Selva Negra "Vogtsbauernhof " en Gutach. http://es.vogtsbauernhof.org/ Este museo recoge  una parte la historia cultural de la región rural de la Selva Negra a través de una serie de granjas  y otras edificaciones de entre 1700 y 1800. Todos ellos están perfectamente amueblados y acondicionados. En algunos hasta se puede ver a las "granjeros" en sus distintos talleres. Al igual que también se puede disfrutar viendo a  un gran número de animales de granja. Caballos, cabras, ovejas, cerdos... Ideal si se va con nuños pequeños o con personas como yo, que me encantan los animales.
Por cierto, la entrada nos costó 8 euros por persona y tardamos en recorrerlo entero una hora y media, más o menos.

Al salir nos fuimos a Schitach, un precioso pueblecito medieval con  unas, casitas con preciosas estructuras de madera. Del casco histórico  vale la pena ver, sobre todo, el mercado y  el ayuntamiento. Tuvo un importante industria maderera por lo que se pueden visitar varios museos dedicados a la madera. Me llamó la atención la cantidad de plantas y flores que adornaban este pueblo. Qué bien cuidado estaba todo.

Después de atravesar un denso boscaje, la auténtica selva negra, llegamos a nuestro B&B de Baden Baden. Esa noche dormí muy confortablemente en un auténtico edredón de plumas.

DÍA 4

Por la mañana nos fuimos a dar una vuelta por la ciudad  de las aguas termales. Ésta posee un gran número de bellos edificios históricos y  unos magníficos espacios verdes con jardines y parques.  Estuvimos en las termas de Caracalla, donde pudimos tocar el agua de una fuente que salía a 67 grados. Qué caliente... También estuvimos en su lujoso casino. Evidentemente en plan turista, nada de ir a jugar...

La sensación que me dejó esta ciudad es que está destinada para un público con alto nivel adquisitivo. Demasiados lujos para mi.

Después de comer nos dirigimos al aeropuerto para tomar nuestro avión hacia Berlín, pero eso es otra historia.





LA MALETITA DE LOS VIAJES

Comentarios

  1. Hola
    Permíteme presentarme soy Cleofe administradora de un directorio de blogs, visité tu portal y está interesante, tienes temas muy buenos. Me encantaría poner un link de tu blog en mi sitio web y por mi parte te pediría un
    Enlace hacia mi web y así beneficiar ambas webs con más visitas.
    Si estás de acuerdo no dudes en escribirme a
    rinconturismo@gmail.com
    Éxitos con tu blog.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Que maravilla de lugares y que recuerdos ( y eso que he vuelto de la zona hace 20 días...). El castillo impresionante y meerburg me sorprendió muchisimo. Felicidades por el blog!! Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola Fran, me alegra mucho que te gustara la Selva Negra! Muchas gracias por la visita y ya te contaré que tal mi viaje a Islandia. Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario