MOSCÚ Y SAN PETERSBURGO 7 días

sábado, 15 de septiembre de 2012

| | |

Nuestra semana en Moscú y San Petersburgo


DÍA 1   MOSCÚ - Москва - Moscow
Este viaje lo hicimos através de una agenciaTupolev de viajes, ya que siendo un país donde se requiere un visado es mejor que te lo gestione una agencia. El paquete se llama "Moscú y San Petersburgo libre". Es decir, sólo nos recogen del aeropuerto y nos llevan al hotel y viceversa, claro. Luego te planificas las visitas a tu aire. Bueno, incluye una visita panorámica en cada ciudad.


Estamos en el  de la compañía Pulcovo camino a Moscú. El avión es muy ruso: el forro de las paredes, los asientos, letreros... perece sacado de los decorados de "Cuéntame". Eso sí, te dan de beber gratis. Actualmente, Iberia ofrece precios bastante competentes en vuelos europeos. Merece la pena dar un vistazo. http://www.iberiaexpress.com/?zanpid=1769450679849792514&utm_content=1720266&fromMobile=1
Durante el vuelo hemos tenido que rellenar la tarjeta que complementa al visado que nos ha tramitado en la agencia de viajes. Viene en dos idiomas, ruso e inglés. Es fácil de rellenar. A la llegada al aeropuerto hemos tenido que hacer la cola de "pasajeros de la Unión Europea". Todos los que vienen de países como Bielorrusia, Ucrania, etc. van por el pasillo rápido. Bueno, policía que nos ha mirado el pasaporte y el visado daba un poco de miedo, pero nos ha dejado pasar. Todo en regla. En la puerta de "llegadas" hay un batallón de taxistas y espontáneos que se ofrecen para llevarte donde tú quieras. Qué agobio. Aquí es común que personas particulares hagan de falsos taxistas para ganarse un pequeño sobresueldo. Es una práctica medio "legal". Eso sí, si alguien va a coger este tipo de transporte conviene que pacte antes el precio de la carrera.

Hemos llegado en el autobús de la agencia a nuestro hotel "Izmailovo" http://www.tripadvisor.es/Hotel_Review-g298484-d299976-Reviews-Izmailovo_Complex_Gamma_Delta-Moscow_Central_Russia.html 
Este gran complejo hotelero fue construído un poco antes de las Olimpiadas de 1989. El hotel está bien, pero la decoración y en especial, las colchas de las camas, no las han renovado desde entonces.

DÍA 2 
Esta mañana hemos hecho la visita panorámica guiada empezando por una tienda de souvenirs donde nos han ofrecido (de buena mañana) nuestro primer vasito de vodka. Luego nos han sugerido cambiar euros a rublos allí mismo. Evidentemente la comisión era muy alta. Lo hacen para que piques. Yo ya llevaba los rublos cambiados en España.
Luego hemos ido a la Plaza Roja (barrio de Kitái Górod). Con casi 500 m de largo por 150 , de ancho, esta plaza resulta impresionante. Para mi, la plaza más espectacular que he visto jamás. Lo mejor, la vista de la iglesia de San Basilio al fondo. Según se cuenta, esta iglesia fue mandada contruir por Iván el Terrible que quedó tan maravillado con el resultado final, que ordenó cegar a su arquitecto jefe, Póstnik Yákovlev, para que jamás pudiese reproducir nada semejante. Escalofriante...

Museo de la Historia
 Esta plaza está flanqueada por la muralla del Kremlin, la iglesia de San Basilio, el museo de la Historia, los almacenes Gum y la iglesia de la Transfiguración. Bueno, allí no hemos estado mucho, en seguida nos han llevado al Monte de los Gorriones (Vorobyvy Gory). Este lugar esta lleno de vendedores de souveirs rusos: matrioscas, pins, banderitas, figuritas de Lennin...Justo delante del mirador está la Universidad de Moscú. Ésta se encuentra ubicada en uno de las siete impresionantes torres neoclásicas que Stalin ordenó construir en Moscú, siendo éste  el edificio más alto de Europa en los años 50.
También hemos visitado la iglesia de Cristo Salvador, que es la iglesia ortodoxa más grande del mundo. Aunque parece antigua es muy nueva (año 2000) ya que la anterior, de la época del zar Alejandro I, fue demolida por Stalin durante la época de la URSS. 
Hemos comido en un restaurante llamado "Los tres peces". Es curioso, la ensaladilla rusa no es como la de España...
Por la tarde nos hemos ido por nuestra cuenta a la calle Arbat, una de las calles más famosas y populares de la ciudad. Esta calle es peatonal y está llena de tiendecitas callejeras donde había todo tipo cosas. Desde la droguería y la papelería ambulate hasta la tienda donde puedes comprar el equipo entero de cosmonauta ruso. ¿Necesitas una práctica máscara antigas? Allí la puedes encontrar.
Después hemos vuelto a la Plaza Roja donde hemos cenado una porción de pizza en las galerías Gum (que significa "Principales tiendas universales"). Estos grandes almacenes que fueron creados en la antigua Unión Soviética,  tienen una arquitectura preciosa. Merece la pena dar un paseo por su interior. Al salir hemos visto la plaza Roja iluminada. Una maravilla.
 Hemos vuelto en metro al hotel, pero no hemos hecho un lio con las paradas ya que en nuestro mapa los nombres están en nuestro alfabeto pero en el metro están en cirílico http://es.wikipedia.org/wiki/Alfabeto_cir%C3%ADlico

DÍA 3

Esta mañana hemos ido al Monasterio Novodevichy http://www.moscow-hotels-russia.com/span/novodev_monas.htm  Es, posiblemente el más famoso de Moscú y tiene como peculiaridad que no ha cambiado nada desde el siglo XVII. Está un poco apartado del centro por lo que  hay que hacer transbordo en el metro. De nuevo nos hemos hecho un lío con los nombres. Un hombre que nos ha visto perdidas se ha ofrecido a ayudarnos, pero claro, nos ha pedido dinero luego. Le hemos tenido que  dar una propina. El monasterio es bastante bonito.


A medio día hemos ido a la estación de VDNKh. Nada más salir del metro hemos visto el espectacular  Monumento a los Conquistadores del Espacio construído  en 1964 para celebrar los avances de la URSS en la exploración espacial. Éste es un enorme obelisco en forma de cohete espacial y su estela de despegue. Tiene unas dimensiones impresionantes ya que mide más de 100 metros.  Está ubicado en el Parque Timiryazev, un lugar que más bien parece una plaza de feria. Se puede encontrar de todo. Pero sin duda uno de los lugares más destacados es  el Museo Memorial de los Cosmonautas  (hay que recordar que en Rusia son cosmonautas y en Estados Unidos, astronautas). En este museo es una muestra de toda la historia de la carrera espacial rusa. Desde sus trajes, alimentos, satélites, "cuartos de baño", hasta una escultura de la famosa perrita "Laika". Aunque casi toda la información está en ruso, pienso que es un lugar muy curioso de ver, además la entrada no es muy cara.

Al salir nos hemos acercado a ver el impresionante hotel Cosmos, también costruído para las Olimpiadas de 1980. En fin, como he dicho, impresionante.

Por la tarde hemos ido al mercadillo de Izmailovo. Un mercadillo de souvenirs con puestecillos de madera,  a lo grande. El truco de este lugar es que tienes que regatear una vez que te ha dicho el precio. Les encanta que les regateen los inexpertos turistas. Por cierto, casi todos los tenderos chapurrean el español... Allí hemos comprado matrioskas, espejitos, pins del osito Misha, collares... vamos, de todo. Y muy barato. 

Hemos vuelto al hotel (lo teníamos justo al lado) para descansar un poco y contar las matrioskas... y nos hemos ido a la Plaza Roja de nuevo para verla iluminada. Moscú es una ciudad que cuenta con una fantástica iluminación nocturna. Detrás de la Plaza Roja hay una zona de terrazas con cafeterías, bares y restaurantes. Me ha llamado la atención ver a la gente de botellón en la calle junto a la policía con las metralletas. Se ve que allí es algo normal.. Lo cierto que esta placeta estaba muy animada, gente tocando la guitarra, cantando.. Un ambiente muy festivo. Nosotras hemos cenado en la terraza de un bar llamado "Lula Kebab".



DÍA 4

 Esta mañana hemos ido al centro de nuevo para ver el Kremlin. http://www.moscow-hotels-russia.com/span/kreml.htm  Éste es el centro político e histórico de Rusia y también el primer anillo fortificado que dio origen  la ciudad de Moscú allá por el siglo XII. Antiguamente fue la residencia de los zares y la sede de la iglesia ortodoxa y ahora es la residencia oficial del presidente ruso y la sede de los "Museos Kremlin".
Hemos tenido que hacer una cola bastante larga de aproximamente una hora. Una vez en la taquilla nos han ofrecido varios tipos de entradas con distintos precios, dependiendo de la cantidad de cosas que se quiera ver. Hemos cogido la entrada más barata (unos 8 euros) que incluye la entrada al recinto, las iglesias y el Palacio de los Patriarcas.

El primer lugar que hemos visitado ha sido la plaza de las Catedrales donde hemos entrado a la Catedral de la Asunción,de una mezcla de estilo bizantino y arquitectura tradicional rusa. Luego hemos visitado otras catedrales como la del Arcangel San Miguel, donde están enterrados los zares, y la Anunciación. Todas ellas con unos iconos preciosos y adornadas del suelo al techo. También hemos visto la inmensa Campana Quebrada "La Zarina de las Campanas". Era la campana más grande del mundo pero nunca se usó, ya que al ser tan grande se rompió al intentar colocarla. Ahora está en el suelo. Cerca de la campana está el cañón más grande del mundo "Zar de los Cañones", que tampoco fue usado nunca.

Hemos comido en un restaurante de la calle Arbat llamado "My My" http://www.tripadvisor.es/Restaurant_Review-g298484-d2208420-Reviews-My_My-Moscow_Central_Russia.html  No es que sea una maravilla, pero se come bien, es tipo buffe (por lo que puedes señalar lo que quieres comer sin tener que hablar) y es muy barato. Vamos, un acierto.

Por la tarde hemos hecho una pequeña ecursión por las paradas de metro más bonitas. La verdad es que el metro es imresionante. Muy distinto de los de España u otras ciudades europeas. Es increíble que en un lugar así puedas ver lámparas de araña y mosaicos preciosos. Y  lo más sorprendente, todo está impoluto. Recomiendo visitar las paradas de Mayakóvskaya, Kropótinskaya, Plóshad Revolútsi y Krásnie Varóta. Las de la línea circular también merecen la pena.

De vuelta al hotel hemos descansado un ratito en uno de los bares tomándonos unos helados de "Helados Alacant", sí, en Moscú comiendo helado de la "terreta". Buenísimo.

Hemos recogido las maletas y nos hemos ido al autobús que nos lleva a la estación Estación de Leningrado (Leningradskiy Vokzal) para coger el tren que nos llevará a San Petersburgo. El tren llega hasta Helsinki por lo que nos han dicho que es muy importante no dormirse para no despertar en Finlandia... Este tren sale a las 22:50h y llega las 6:00h. La distancia son 649 km.

Por suerte, en el compartimento que nos han adjudicado, nos han puesto a las tres solas (te pueden poner a quien sea...) así que tenemos una cama libre para dejar las maletas. En este habitáculo no hay mucho espacio para dejar nada... En cada vagón hay una especie de "gobernanta" que nos ha dado las almohadas y la cena (auténtica comida de cosmonauta). Bueno, lo cierto es que la bandeja de comida era el desayuno, pero no estábamos por la labor de desayunnar a las 5:30 h de la mañana. Así que nos lo hemos cenado. Como acabo de comentar, todo estaba envasado incluso el agua. Parecía un yogur y cuando lo abrías te dabas cuenta que era como una tarrina de agua. Todo muy curioso, en fin, estaba comible.

Después de cenar nos fuimos al coche restaurante con un chico checo que acabábamos de conocer. Fuimos cruzando vagón tras vagón hasta que finalmente llegamos al bar (15 vagones después). Aquello estaba a tope de gente, no habían mesas libres. Pero en seguida un señor nos ofreció su mesa para que la compartiéramos con él. Y así hicimos, y sin mediar palabra el señor (ruso) pidió una jarra de vodka para que bebiéramos todos. Fue un momento surrealista, el ruso, el checo, las españolas y el vodka. Y lo curioso es que todos nos hicimos entender... Una botella y media de vodka después nos fuimos a dormir. (El señor ruso no invitó). Volvimos a atravesar los 15 vagones y llegamos a nuestra suite. Yo caí frita aunque mis amigas, las pobres, no pudieron pegar ojo.

DÍA 5  SAN PETERSBURGO - Санкт-Петербург- St Petersburg

A las 5:45h llegamos a San Petersburgo. Te dan unos quince minutos para que recojas y bajes del tren. Teníamos muchísimo sueño. Al llegar al andén nos estaba esperando una chica que nos iba a guiar en la visita panorámica a la ciudad (lo que teníamos contratado). Primeramente nos han llevado a una cafetería en Névski Prospékt (la calle principal) para que desayunáramos y cogiéramos fuerzas. Dado que en el hotel no podíamos entrar hasta las 12:00h hemos tenido que empezar ya la visita, menos mal que íbamos en autobús...

Nada más recorrer alguna de las calles de esta ciudad comprobé la majestuosidad y grandiosidad de este lugar. Una ciudad limpia, con todos sus edificios perfectamente conservados y cuidados. San Petersburgo fue fundada por Pedro I el Grande. Desde 1914 hasta 1917, fue llaamada Petrogrado y después Leningrado. Ahora, sus habitantes la llaman coloquialmente Píter. Aunque también es conocida por la Amsterdam báltica debido a la cantidad de canales que hay.

Hemos parado en la Fortaleza de San Pedro y San Pablo.Un lugar imprescindible para disfrutar de las maravillosas vistas del río Neva. Ha resultado muy curioso ver la cantidad de lugareños que estaban tomando el sol de la mañana en una pequeña playa que rodea esta fortaleza. Eso sí, sólo se  puede broncer uno aquí ya que el baño está prohibido, debido a la cantidad de mercurio que tienen sus aguas. Hemos entrado cruzando el puente de San Juan. Dentro, hemos entrado a la basílica y en la capilla funeraria donde reposan los restos de todos los zares desde Pedro I, incluso los del famoso Nicolás II. Para hacer fotos hay que pagar un pequeña cantidad de rublos, te ponen una pegatina en el pecho y ya puedes fotografiar lo que quieras. Llama la atención la ,algo deforme, estatua de Pedro I sentado que hay en el exterior. Este Románov media más de dos metros, pero al estultor... no se, algo le debió pasar que no calculó bien las proporciones...

Croiseur Aurore.png
Foto de Wikipedia
Luego hemos entrado al buque o crucero Aurora, cuyas salvas señalaron el origen la Revolución de 1917. Es uno de los principales símbolos de la ciudad. la visita está bien, puedes recorrer grran parte del barco bajo la atenta mirada de los jovenes marineros que lo custodian. Por cierto, entrada gratuíta.

Después hemos hecho una visitaa rápida a la Isla Vasílievski, donde hemos visto las famosas columnas rostrales en un pequeño parque. Frente a ellas está el museo Central de la Marina de Guerra, que no hemos visitado puesto que no era de nuestro interés. De allí hemos ido al Puente del Lugarteniente  Schmidt donde hemos parado en el embarcadero de las Esfinges (originales de Tebas) donde hemos vuelto a disfrutar de unas vistas preciosas.  Por el camino hemos hecho una parada "técnica" en una tienda de souvenires, donde de nuevo nos han dado vodka a la entrada.  Al igual que en Moscú, en la visita panorámica te llevan a estas tiendas, que ya tienen concertadas, para que hagas gasto.

Por último hemos parado en la Iglesia de la Resurrección de Cristo o de la Salvación sobre la Sangre Derramada (cerca de Prospékt Névski). Esta iglesia fue constuída por orden del zar Alejandro III, en el mismo lugar donde su padre, Alejandro II, fue asesinado. Exterior de la iglesia es magnífico, me recordó mucho a San Basilio en Moscú. No la pudimos ver por dentro puesto que estaba cerrada, pero sin duda merece la pena verla por fuera. Preciosa.

A medio día hemos ido a comer al un restaurante que nos ha llevado la guía. De nuevo champiñones en el menú... Mira que les gustan.




Ya en el hotel "Petro Palace hotel" hemos disfrutado de una merecidísima siesta. Por cierto, el hotel, una pasada y muy céntrico. http://www.booking.com/hotel/ru/petro-palace.es.html?aid=311090;label=hotel-40624-ru-x5KKfkkufeZxfXgztlLkOgS11291793780:pl:ta:p1:p2:ac:ap1t1:neg;ws=&gclid=CJzTkd6lybICFQQLfAodShMAcg
Desspués de descansar un poco nos fuimos a visitar la iglesia de San Isaac. Es una de las más grandes del mundo ya que en su interior caben más de 10.000 personas. Para su cconstrucción se requirió un proyecto de ingeniería del español Agustin de Betancourt, quien contribuyó en el diseño y en la preparación de su planta. Toda ella está adornada con obras de arte y piedras preciosas. Subimos a una de las terrazas por una escalerilla estrecha y contemplamos las preciosas vistas. En esta iglesia también hemos pagado por poder hacer fotos, tanto en el interior como en la terraza de la cúpula.

Luego hemos dado una vuelta en barquito por el río Neva y sus canales. La pena es que las explicaciones sólo eran en ruso y no nos enteramos de nada.

Fuimos a cenar  un bar llamado "El idiota", como la célebre obra de Dovstoyesky. http://www.tripadvisor.es/Restaurant_Review-g298507-d809430-Reviews-The_Idiot_Restaurant-St_Petersburg_Northwestern_District.html   El interior era muy curioso, como si estuvieras dentro de una casa. La comida muy buena y elaborada. Y como no, vodka nada más entrar. Muy recomendable. Al salir pudimos disfrutar de las típicas  "noches blancas" de verano ,ya que eran las 23:00 y aún estaba el cielo algo claro. Muy curioso.


DÍA 6

Después de disfrutar de un estupendo desayuno nos hemos ido al "Ermitage". Este museo ubicado en la grandiosa plaza del palacio (Dvortsovaya) ,es uno de los mayores del mundo. Según nos contó la guía del primer día, si te pararas un minuto en cada cuadro durante ocho horas al día , tardarías nueve años en ver el museo entero. Aunque hemos llegado muy pronto ya había muchísima gente haciendo cola. Lo bueno es que iba rapidita y además había una banda de música amenizando la espera. Entre las canciones que tocaban pudimos escuchar, "el himno del Barça", "el del Madrid", "el de Valencia", "el de España" y el  "Que viva España".

El interior es precioso, pero ya no sólo por los cuadros, sino por su arquitectura y decoración. En su día, el palacio debió ser una pasada. Una pena que hubiera tanta gente... Hemos podido ver cuadros de Leonardo da Vinci, de Rembrandt, el Greco, Zurbarán, Picasso, Goya, Ronoir... Vamos, una maravilla.

Al salir hemos comido deprisa y corriendo en un kebap express y nos hemos ido al hotel a esperar el autobús de la visita que hemos contratado para ir a Petergof (Peterhof) a unos 30 km de San Petersburgo, en la orilla meridioanal del Golfo de Finlandia. Este lugar es conocido como el "Versalles Ruso" aunque mucha gente dice que éste es mucho mejor que el palacio francés. Yo no puedo opinar puesto que no he visto Versalles.

 El palacio fue construido por Pedro I el Grande a comienzos del siglo XVII, y fue residencia de los zares hasta 1917, cuando pasó a ser un museo. Tanto el palacio de estilo barroco como los jardines son Patrimonio de la Humanidad.

Hemos optado por contratar la excursión básicamente por dos razones, por el transporte y porque la visita es en español. En el parque inferior, detrás del palacio hemos visto el complejo de fuentes más grande del mundo. Figuras de bronce, surtidores, fuentes, es algo espectacular. Sólo por ver los jardines ya merece la pena la visita. Yo no había visto nunca nada igual.


 El interior del palacio fue seriamente dañado durante la II Guerra Mundial, afortunadamente ahora está totalmente reconnstruído. Está  prohibido ( ni pagando más) hacer fotos en el inerior, vamos, que cuidan tanto su patrimonio que hasta te obligan a entrar con patucos en los pies. Incluso hay salar en las que no te puedes parar porque el aire que expulsamos al respirar es perjudicial para los frescos. Lo más impresionante, el gran salón del trono con decoración blanca y verde, la sala de objetos orientales con muebles que los diferentes zares trajeron por puro capricho y los dormitorios, con sus puertas secretas y todo que comunicaban con otros pasillos y habitaciones. Merece la pena la visita guiada ya a parte de explicanos al detalla cada sala,  nos han contado muchas anecdotas curiosas sobre los zares. ¡Ah! y sin hacer cola. Una maravilla.

De vuelta a la ciudad hemos ido con Tania, la guía, a una tienda de souvenires (de esas que se llevan comisión). Y, como no, nada más entrar la copita de vodka. Cuando volvíamos al hotel empezó a llover. Curioso, era el primer día que llovía. Por la noche fuimos a cenar y lugo hicimos el intento de  ir a una especie de pub, y digo el intento porque en pocas palabras nos echaron de donde nos habíamos sentado.¿? Así que optamos por volver al hotel.

DÍA 7

Esta mañana hemos ido al monasterio de Alexander Nevski, fundado también por Pedro I el Grande. Este lugar alberga algunos de los edificios más antiguos de la ciudad, además de dos cementerios que cuentan con tumbas de algunos de los personajes más importanes de la cultura rusa, como Tchaikovsky, Dostoevsky y Glinka. Lo de encontrar las tumbas, nos ha costado un poco, por cierto.

Hemos vuelto a Prospect Nevski para hacer algunas compras y comer. Luego hemos ido a comprar unas entradas para ver un ballet. La oferta de espectáculos musicales y ballets que ofrece San Petersburgo es muy amplia. Al final nos decantamos por el "Cascaanueces" deTchaikovsky en el "Teatro de la Comedia"http://peterguide.com/muzkom.htm  Una preciosidad. Asientos de lujo por menos de 12 euros. Esta ciudad promueve mucho la cultura, y lo más importante, intenta que esté al alcance de todos.

De vuelta hemos cendo el Pectopah "Da vinci", que estaba frente al hotel. Todo muy bueno. Y ya sólo nos quedaba hacer las maletas porque por la mañana dejábamos esta increíble ciudad.


COSAS VARIAS

- Me llamó la atención, en las dos ciudades, la cantidad de jubilados que había trabajando: limpiando aseos públicos, de barrenderos, vendiendo todo tipo de cosas en la calle... al parecer estas personas tienen unas pensiones tan bajas que necesitan seguir trabajando para poder vivir. Es una de las cosas que menos me ha gustado de este país. Me dio mucha pena ver a  ancianitos mayores haciendo tareas duras para su edad. No hay derecho que ésto se permita.

- Las chicas rusas siempre van con tacones altos y muy arregladas.

-Los aseos públicos de llaman "Toi-toi" y son como los que aquí usamos en las fiestas. De esos que son de plástico y desmontables.

- En Moscú conviven elementos comunistas, del zarismo y del capitalismo juntos y sin problemas.

- Por lo que nos contó la guía, la policia también necesita un sobresueldo, por lo que frecuentemente suele parar a los turistas para "multarles" por lo que sea y así pedirles dinero.

- En España hice una fotocopia del visado y del pasaporte para llevarlo encima. Los originales los dejé en la caja fuerte del hotel. Aconsejo llevar siempre la tarjeta del hotel encima también.




4 comentarios:

Miguel R. Gimenez dijo...

Me ha gustado mucho tu blog,el diseño y el contenido, claros y prácticos. Muy especialmente esta sección: me voy este verano 10 dias a St.Piter y me has dado buenas pistas para donde hacer mis acuarelas de viaje.

Mucha gracias por compartir tus experiencias!
Saludos!

Elena Payá Sellés dijo...

Muchísimas gracias Miguel. Me alegra que te haya podido dar alguna pista para tu viaje. Disfrutarás mucho de esta ciudad. Es espectacular. Si deseas mandarme alguna foto de tus acuarelas muy gustosamente te la publicaré en la página.

Un saludo!

Maria Fernandovna Krasnenko dijo...

:) Muy bueno! lo comparto para mis alumnos de ruso. http://russianforyouall.blogspot.com.es/

Elena Payá Sellés dijo...

Muchas gracias por tu comentario :)

Publicar un comentario